Articles

EL ALBERGUE DE LAS MUJERES TRISTES (Extracto)

In Libros on agosto 25, 2008 by dewmarch

Ya había publicado mi resumen-comentario de El albergue de las mujeres tristes, de Marcela Serrano (http://espaciodew.spaces.live.com/blog/cns!BF4EB71BD46D4B55!250.entry?&_c02_vws=1)… Pero no había hecho un extracto de mi historia favorita del libro (más bien de la historia que más me impactó o más me hizo pensar) como con Nosotras que nos queremos tanto, por eso le pedí el libro a Clau otra vez… para poder copiar esa parte…
 
Esta que transcribiré (por partes) es la historia de Angelita… esta historia me hizo replantearme (o tal vez, plantearme) la cuestión de la infidelidad… ¿la perdonaría? Aún no lo sé… sólo sé que para continuar, tendría que superarla…
 
- ¿Y cómo llegaste tú aquí? -le pregunta Floreana a Angelita.
- Por sugerencia de mi sicóloga.
- Todas pensamos: ¿qué hace aquí esta mujer tan linda y tan elegante? ¿Qué problema puede tener?
- Mi problema es que siempre me encantaron los hombres de mala reputación, hasta que me casé con uno – Angelita sonríe-.  Era un sol, un verdadero Adonis. Su olor siempre fresco me fascinaba. Le entregué mi devoción absoluta. Él pensaba que mi belleza (no me crean pretenciosa, lo decía él) era la única justificación para que yo estuviera en esta tierra, la única.
- ¿Y qué pensabas tú? -pregunta Constanza-. ¿No calculaste que la belleza es pasajera?
- No, yo no pensaba nada, sólo que él era mi razón de ser. No se me habría pasado por la mente estudiar ni trabajar. ¿Para qué? La plata nos sobraba, vivíamos en una casa muy bonita, teníamos un fundo precioso en Paine. Viajábamos continuamente, vivíamos de fiesa en fiesta. Él tomaba como loco, coqueteaba mucho, pero a mí me daba risa, nunca se me ocurrió que fuera a hacer nada contra mí, aunque todo el mundo sabía, incluida yo misma, que era un putamadre.
- Sigue, Angelita -pide Floreana.
- Tuvimos hijos apenas nos casamos, tres hijos en tres años. No pienso aburrirte con el cuento, pero entre el trago, el juego y su pega como agricultor, empecé a verlo cada vez menos y él a aburrirse cada vez más conmigo. Bueno, pobrecito, la verdad es que yo era enferma de aburrida. Fui criada en las monjas y en mi mente no existía el mal, eran diablos o demonios que aparecían en los libros, tan ajenos a mí. Le buscaba un lado positivo a todo y, en mi inocencia, lo encontraba. Pero este hombre empezó a hacerme una carajada tras otra, ¡cómo serían para que una tonta como yo tuviera que reaccionar! Le perdoné varias, te diré. Pero ya al final era demasiado.
- ¡Flor de autoestima! -comenta Toña.
- No sabía ni que existía la autoestima. Lo que si sabía era el terror de quedarme sin él. Terror, terror. Prefería cualquier humillación a que me abandonara. Es que sencillamente yo no podía existir al margen de él… Los hombres no me tomaban en serio… y como yo seguía con mi adicción a los hombres malos, tuve un par de aventuras buscando consuelo, pero terminaron siendo el peor remedio.
- ¿Sigues casada con ese hombre?
- Fernando, se llama. No, me separé de él hace cinco años y empecé, literalmente, a dar bote. Los hombres huían de mí o se me tiraban al cuello en forma escandalosa, hasta los mismos amigos de Fernando. En mi medio pasé a ser "la Separada", con mayúsculas. Y yo era tan loca que hacía el amor con los hombres sólo mientras los estaba conquistando; después los seguía queriendo, pero ya no me excitaban.
- Eras una narcisista..
- No sé, Toña, no sé de sicología, llámalo como quieras… yo lo concibo como locura. Y, obvio, ellos me abandonaban cuando me sospechaban medio frígida. Caminaba por la vida sin rumbo. Hasta que un alma caritativa me recomendó a una sicóloga. Pensé en una sola visita, una conversación con alguien que no quisiera lastimarme, y nada más…
- Pero volviste a ir, evidente -agrega Floreana.
- Tal cual. Cuando mi sicóloga quiso trabajar en serio el tema de mi identidad (dice que casi no tengo, se lo podrán imaginar), decidí que la única forma de soportar el día era durmiéndolo, y empecé a no levantarme en las mañanas.
- O sea, estabas totalmente deprimida…
- Eso me dijo mi sicóloga. Fue entonces que le escribió a Elena… y Elena me aceptó.
- ¿Cómo tuviste el valor para dejar a tu marido?
- Fernando tenía una oficina, de ésas muy elegantes, que a su vez era un departamento. Supongo que le servía para ahorrarse los hoteles. Era domingo, los niños estaban fuera con mi madre y Fernando decidió ponerse al día con trabajo atrasado. Se fue a la oficina y yo me quedé sola todo el día, sola, sola, sin nada que hacer sino darle vuelta al absoluto sinsentido de mi vida.
- Es cuando una toca físicamente el vacío.
- Sí, cuando una toca físicamente el vacío -repite Angelita-. Mi tristeza era tanta que partí a verlo, quería que me hiciera cariño en el pelo… algo así. Serían como las siete de la tarde cuando toqué el timbre del edificio. El portero no estaba, por ser domingo, y nadie me respondió. Vi luz en la ventana del departamento, así es que insistí. Esperé un rato frente al portón, igual no quería ir a ningún otro lado. Entonces salió por la puerta del edificio una mujer. Me llamó la atención su apuro. Pasó frente a mis narices totalmente ensimismada, y caminó hacia su auto estacionado en la vereda del frente. La observé: iba tan desarreglada, la blusa colgaba fuera de la pollera, las medias no estaban estiradas… ¡se acababa de vestir! Ni siquiera alcanzó a peinarse. Se me apretó el pecho: viene del tercer piso, fue mi corazonada. Nunca había tenido ante mis ojos una evidencia tan material. Subí al departamento por la puerta del edificio que la mujer había dejado abierta.
- ¿Crees que ella sabía que tú eras tú? -pregunta Constanza.
- No, ni me miró. Además, intuyo que Fernando me pintaba ante ellas como inofensiva, casi inexistente, y que aunque hubiera sabido que era yo, le habría dado lo mismo.
- ¿Entonces?
- Toqué el timbre, ya del departamento mismo, y no me abrieron. Seguí tocando con desesperación. Sentí el ruido de la cadena del baño. No me cupo duda, él estaba adentro. Por fin me abrió. Y tú, me dice con cara de espanto, ¿qué haces aquí? Estoy muy triste, le dije, quiero que me consueles, déjame entrar. En el living las evidencias estaban por todas partes. Un plato de helados a medio consumir en el suelo; Fernando nunca come helados. Tomé un vaso con cocacola y automáticamente me lo llevé a la boca. ¡No!, me gritó, y me lo quitó, fue a la cocina a buscar uno limpio. No quiere contaminarme, pensé, en el fondo me está cuidando. Sacaba ceniceros, los vaciaba desesperado. Huellas y más huellas. Fui al baño, pasé frente a la pieza donde él puso una cama y que nunca quiso llamar dormitorio, y vi las sábanas todas revueltas. En el basurero del baño vi el sobre de un condón. Me sujeté del lavatorio, creí que iba a desmayarme. Son pruebas irresistibles para una mujer, creéme, Floreana, una cosa es sospechar la infidelidad y otra es verla así, descarnada. Como una loca metí las manos al basurero y encontré una caja de condones ahí botada… Traía ocho.
Angelita continúa:
- No pude moverme, no podía salir del baño. Cuando por fin lo hice, dejé salir el llanto que venía reteniendo por meses, desde que caí en la cuenta de que mi vida era una mierda y yo no valía ni un centavo. No me importaba todo lo que estaba viendo…
- Sí -la interrumpe Constanza-, entiendo. Una se siente básica, con dolores tan primarios que no le caben los sofisticados dolores de la infidelidad. No en ese momento.
- Déjame dormir aquí, le pedí. A él no le pareció adecuado. En el sillón, Fernando, le dije, ni siquiera me voy a meter a tu cama. Él me miró dudoso, seguramente pensando también que mi crisis estaba llegando al límite y preguntándose, yo creo, si importaba o no que otra mujer hubiese abandonado recién el departamento… Porque en el fondo no era de verdad importante para ninguno de los dos.
- A veces ese tipo de cosas son culturalmente importantes, pero no genuinamente -dice Toña, comprensiva.
- Terminé en su cama desecha, ni asco me dio. Fernando se quedó dormido en el sofá. A medianoche lo fui a ver. Terminamos haciendo el amor.
- ¿Cómo te sentirste sabiendo que eras su segunda opción de la noche? -le pregunta Constanza-. Porque una casi nunca tiene las pruebas, que siempre son virtuales…
- Ni vejada ni humillada. Es que yo misma se lo pedí, y de la forma más obscena: yo, que era tan recatada, me encontré fuera de mí, desnuda frente al sillón donde él estaba durmiendo, con las piernas abiertas, rogándole, desesperada… ¿Saben por qué no me importó? Era como si me hubieran tirado un misil de frente para destruirme, y yo lo desarmé con mis propias manos. Así logré topar fondo. Eso es todo.
 
 
About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 206 seguidores

%d personas les gusta esto: