Articles

FANTASÍAS

In Literatura Narrativa (Taller) on marzo 17, 2010 by dewmarch

A sus cuatro años, Juanito cree que el cielo es del color de los melocotones. Pero no es que Juanito vea el cielo color naranja sonrosado; lo que pasa es que, para Juanito, melocotón es esa baya larga y curva que le sirven con cereal o con helado, a la que todos los demás llamamos plátano… Juanito cree que el cielo es de color amarillo, pues eso es lo que siempre le ha dicho su mamá.

 

Amanda, madre de Juanito, aprendió a mentir desde que era muy pequeña. Todo empezó el día que su abuela preguntó si le gustaba el vestido que le habían comprado recién y ella dijo “sí”, una mentira piadosa. Lo que no fue muy piadoso fue dañar el vestido con ayuda de sus tijeras escolares y decir en casa que el vestido se había rasgado por accidente mientras ella jugaba en el parque. A Amanda nunca le gustó ese vestido.

 

Amanda aprendió rápidamente las ventajas de una buena mentira. Odiaba, por ejemplo, los chongos zamoranos que su madre preparaba con frecuencia, así que, cuando Amanda dijo que le gustaban mucho, su mamá empezó a premiarla con ellos y la dejaba comerlos libremente. De esa manera, llevaba los chongos a su cuarto y después se las ingeniaba para que desaparecieran por el drenaje.

 

“Mi papá salió ayer de viaje y todos le ayudamos a mamá a hacer su maleta” dijo el primer día que olvidó llevar la tarea a la escuela. “Yo vi que Pepe lo agarró”, dijo a la amiguita que buscaba afanosamente un sacapuntas decorado, mientras ella ocultaba el preciado objeto en el bolsillo de su pantalón. “Se me soltó y lo atropellaron” decía entrecortadamente, mientras de sus ojos brotaban abundantes lágrimas, al explicar a sus padres por qué había llegado a casa sin su mascota; la verdad es que Amanda lo extravió en el camino y al asumir que el animal moriría tristemente entre las ruedas de un camión de ruta, resolvió que sólo decía la verdad de manera anticipada.

 

Amanda perdió la virginidad con su novio cuando tenía quince años y volvió a perderla seis meses después con el novio de su mejor amiga. A la fecha, ha perdido la virginidad con siete de sus muchos galanes, quienes sin excepción, se mostraron satisfechos de ser el primer hombre en su vida. Evalúa la posibilidad de ser virgen por octava ocasión, aún a pesar de ser madre, pues con la misma facilidad que dijo al padre de Juanito que él no era hijo suyo, dirá al novio en turno que Juanito es sólo un sobrino.

 

Para Amanda mentir es un arte y ella lo domina con maestría. Si bien sus primeras mentiras las dijo con la cabeza gacha, con el tiempo aprendió a hacerlo mirando a su interlocutor a los ojos. En su repertorio de farsas se encuentran el llanto, la risa, el asco y los desmayos. Alguna vez se sorprendió ella misma cuando, al decir que no sabía leer, las palabras escritas perdieron sentido ante sus ojos, como si fueran vocablos de un idioma desconocido para ella; había sublimado la mentira: se había engañado a sí misma.

 

Amanda tiene múltiples personalidades; las guarda en cestos, gavetas y estantes de su departamento y las usa a conveniencia. Cuando es intelectual le gustan los lentes y el traje tipo sastre; escucha música clásica o rock pesado y lee a Nietzsche, Marx, Beauvoir, Rousseau, mientras se da el lujo de coincidir con todos al mismo tiempo. Su espíritu rebelde lo viste de Converse, jeans gastados y playeras del Che; entonces recicla la basura, es vegetariana y ni ella ni Juanito se bañan en varios días para ahorrar el agua. La Amanda deportiva calza tenis y escucha música euro todo el tiempo en su reproductor portátil. Hay otras Amandas en el clóset, esperando maquillaje y vestido para salir a flote.

 

No, no es que Amanda esté enferma, como todos dicen; en sus propias palabras, ella es simplemente, demasiado voluble. Hoy ha amanecido con una idea loca en la cabeza. Quiere ver el mundo tal como lo ve la otra mitad: experimentar lo que ellos, sentir como ellos. Por fin Amanda termina su arreglo, ha cortado su pelo y en la cara luce tremendo mostacho; por su parte, a Juanito le ha sentado bien el vestido nuevo. Desde hoy, ella se llamará Francisco y su hijo será Cinthia. Es lo que ha decidido.

 

 

 

Este es mi cuento de ayer para el Taller. Les dije que corregiría algunas cosas y agregaría un párrafo nuevo. Cambié el nombre de la protagonista y el título del cuento, que originalmente llevaba nombre en singular. Sandra (tocaya de la protagonista original) dijo de inmediato que le había gustado más esta versión. A Claudia le encantó el párrafo nuevo (el de las Amandas en el clóset), bueno… eso dijo ella. Jesús dijo que este texto ya lo veía redondo… bueno, no recuerdo si usó esa palabra, pero esa es la idea. Así que, en general, parece que quedó mejor esta versión, ¿ustedes qué opinan?

 

Me corrigieron tres cositas. Jesús dijo que Converse debería ir con mayúsculas, porque era el nombre de una marca. Aquí aparece ya corregido. Socorro dijo que en el tercer párrafo Amanda aparecía 3 veces y era un párrafo pequeño. Luego dijeron que lo mismo pasaba en el segundo párrafo. Aquí reduje las menciones en ambos párrafos a dos, aunque no me convence demasiado. Jesús dijo que la parte de "en sus propias palabras, ella es, simplemente demasiado voluble" le pareció de inicio un poco rara, pero al releerla le parecía bien. Y es todo. Comentarios y sugerencias son bienvenidos. Gracias por leerme.

2 comentarios to “FANTASÍAS”

  1. Definitivamente me gusto este arreglo, solo dos cosas. Me parece que pierde un poco el ritmo cuando enumeras a los filosofos y al final como que me quede con ganas de mas. Esta bien que hayas corregido el cuento pero uno se queda con ganas de leerte cosas nuevas. Recuerdo que Orlando Ortiz nos decia que dejemos el cuento un tiempo y sigamos escribiendo otros y ya despues regresaramos a el y de esa manera lo veriamos con mejores ojos. Saludos y sigue asi!

  2. Ups! No había visto este comentario. Si también Jesús nos dice eso, que hay que dejar el texto y volver a él más adeltante. Gracias por lo que dices!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: