Articles

Lo que no fue…

In Sin categoría on mayo 11, 2011 by dewmarch

Hoy tendría que haber escrito acerca de lo mucho que me molesta hacer intercambio de carro con mi hermano, sin embargo, un incidente ocurrido por la mañana puso eso en segundo plano.

Un mensaje sutil en un chat grupal de BBmsn incrustó una duda en mi cerebro… ¿paranoia? tal vez. Ya había ocurrido antes: un mensaje despierta sospechas y me hace sentir atacada. Al parecer, no era yo la única en esas circunstancias. Alguien sacó el tema a colación y yo caí torpemente en la trampa…

Ante la supuesta aceptación de la verdad y un exhorto a hablarnos de frente, expuse mis dudas… abiertamente, como aquel que muestra sus cartas antes de apostar… si, justamente como aquel que muestra sus cartas antes de apostar: lo que hice fue torpe, insensato e ingenuo. El autor del mensaje aclaró amablemente que no había segundas intenciones en sus reflexiones… alguien anexó al comentario el adjetivo: mamona… Me quedé con eso: perfecto, así lo entiendo, sigamos adelante, pero el siguiente paso de aquellos que invocaron a la verdad fue el abandono… ¡Cómo si ser honesta fuera el peor pecado!

¡Qué tristeza equivocarte! ¡Qué tristeza darte un tope en la frente y descubrir que todo era una farsa… ni la verdad ni tú eran bienvenidos. Aún así, confirmo algo que comenté en ese mismo chat un día antes: no tengo miedo, no estoy dispuesta a dudar de la gente como una premisa, no. Prefiero el tope en la frente, prefiero el desengaño, prefiero esta sensación de pérdida y tristeza. Recibir a la gente que conoces como un pergamino en blanco, darte la oportunidad de conocerla, exponer ante ellos tu sensibilidad para que sea tocada y a veces, como hoy, vulnerada… estoy segura que así he conocido gente fascinante.

Si por cada Clau, Nelson, Ricardo, Karla o Carlos en mi vida, tengo que tropezar con mil piedras que rompan un poco mi tranquilidad y armonía… vengan mil piedras y mil más… Ha sido maravilloso conocerlos, quererlos, confiar en ustedes y disfrutar de su amistad, contar con su apoyo en momentos difíciles. No estoy dispuesta a cerrar las puertas, a construir muros a mi alrededor, a adoptar la mentira como carta de presentación; al contrario, quiero seguir honesta, dispuesta.

Porque cada promesa de amistad rota me ha dejado algo, porque en mi filosofía de vida debemos quedarnos con las cosas buenas de la gente… Ha sido un placer conocerlos, si alguna vez coincidimos de nuevo, ojalá gocemos de mejores circunstancias en nuestros corazones y en nuestra vida. La incipiente amistad no cuajó, no se dió… como el post de cuánto odio los Tsurus…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: